Actividades de octubre 2011: EXPOSICIÓN DE FOTOGRAFÍA del 14 al 28

Tenemos preparadas las siguientes actividades para el mes de octubre gratuitas y con entrada libre:

EXPOSICIÓN DE FOTOGRAFÍA  del 14 al 28.

A partir de la noche del 14, coincidiendo con la noche abierta de Majadahonda
Critina Ortego Lozano presenta:

La Ruta de la Seda, un apasionante viaje por los cuentos orientales.

¿Quieres saber más? sigue leyendo…

SUMÉRGETE EN UN CUENTO DE HADAS Y VIVE LAS MIL

Y UNA NOCHES EN UZBEKISTÁN

Aunque Séneca opinara que “la seda sólo sirve para que nuestras mujeres muestren en público lo mismo que enseñan a los adúlteros en la alcoba”, este es un tejido que por su naturaleza, su perfección y suavidad no parece terrenal. Por ello desde la antigüedad se convirtió en un símbolo de distinción y nobleza para quien podía permitirse el lujo de pagarla; y es que sólo los chinos conocían el secreto de su elaboración, y su transporte desde China y la India por el Medio Este hasta las puertas de Roma, bien hacían valer suprecio en oro.

Siempre custodiada por historias de aventuras, maravillas y tesoros, la ruta de la Seda significaba para muchos comerciantes grandes sumas de dinero, para otros, el gran placer de poner rumbo a lo desconocido en un viaje que podía durar años transportando mercancías exuberantes que deleitaban a los compradores más exigentes.

De los caravasares a Samarcanda

 Debido al tránsito regular de comerciantes y caravanas a lo largo de la ruta fueron surgiendo pequeños refugios conocidos como caravasares, donde los viajeros tenían por costumbre parar para descansar y de paso aprovisionarse del alimento y agua que pudiera faltar para los camellos y demás animales.

 Con el paso de los años y gracias al intenso desarrollo del comercio, estos núcleos se convirtieron en prósperas y ricas ciudades residencia de cortes fastuosas como lo fue Samarcanda durante el siglo XIV, gracias al famoso guerrero Tamerlán. Cuentan que en sus conquistas perdonaba la vida a los artistas y se los llevaba a Samarcanda para que convirtieran la villa en una de las mayores y más esplendorosas capitales de Asia. Ibn Arabshah, historiador árabe, “los ciudadanos ricos y pobres, iban a pasear a ellos cuando Tamerlán marchaba a la guerra, y no encontraban nada más maravilloso ni más bonito que aquello, y no había ningún lugar de descanso más agradable y seguro; y sus dulcísimas frutas eran para todos”.

 Es difícil imaginar como un guerrero de la talla del Kan Timur (Tamerlán) pudo crear una ciudad con una belleza de esa que sólo describen los cuentos y al mismo tiempo hacerse tan temido, y es que eran muchos los monarcas que le rendían pleitesía desde cualquier parte del mundo; como el caso del rey Enrique III de Castilla quien en 1403 envió una embajada presidida por Rui González de Clavijo para presentarle sus respetos y contribuir con numerosos regalos. Este madrileño tardo tres años y medio en finalizar el viaje para conocer todos sus esplendores de primera mano.

Una rara excepción, Armin Vambery

 En homenaje a esta delegación española, Tamerlán decidió construir en Samarcanda una avenida con el nombre de Rui González de Clavijo y un barrio llamado Madrid que todavía hoy conserva el nombre. No obstante el lector debe saber que por lo general y hasta mediados del s. XIX, al viajero normal no le permitían entrar en algunas poblaciones de la ruta de la Seda. En el caso de las ciudades sagradas de Bujara y Jiva, la osadía era castigada con la muerte.

 Una rara excepción es la historia del húngaro-oriental Armin Vambery, que dominando perfectamente el lenguaje y las costumbres de la tierra, y siendo consciente del riesgo al que se exponía si era descubierto por el Kan, se atrevió a entrar en la ciudad de Bujara disfrazado de derviche. Uno de los días, cuando ya tenía ganada la confianza del emir, se engañó a sí mismo golpeando el pie contra el suelo al ritmo de la música, un acto propio de la cultura occidental. Como consecuencia el emir le hizo llamar, sin embargo terminó perdonándole la vida alegando que ningún extranjero había tenido tanta valentía como la que había demostrado Vambery. Hoy en la ciudad de Bujara, o Bukhara-i-Sheriff (noble y sagrada) una de las visitas imprescindibles es la imponente ciudadela llamada Ark.

 Las reglas del Palacio de Bujara eran estrictas y claras, pero si algo las distinguió siempre del resto fue su exclusivo lujo. La sala del trono, donde el emir recibía a los visitantes importantes estaba constantemente llena de pomposos cortesanos vestidos con telas de oro y brillantes; eso sí, no todos tenían el privilegio de entrar en esta sala, los sirvientes y esclavos tenían prohibido incluso mirar con el rabillo del ojo, y ni los invitados ni los cortesanos podían dar la espalda al emir en ningún momento. Al retirarse de la sala debían andar hacia atrás hasta tocar la pared con la espalda, y sólo entonces les era permitido mirar hacia la salida.

Museo vivo bajo el cielo abierto

 Pero si con estos relatos que acabo de narrar no he conseguido acercarte a los cuentos de las Mil y una noches, entonces sólo tienes que visitar Jiva, una ciudad conocida por ser un museo vivo bajo el cielo abierto. Tan sólo en el barrio de Itchan-Kala o ciudad antigua, hay 53 monumentos históricos declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y es que una vez que cruzas alguna de las cuatro puertas que simbolizan las direcciones del mundo, es como si retrocedieras en el tiempo varios siglos atrás.

 Lo cierto es que Jiva formaba parte del antiguo oasis que constituía la última etapa de las caravanas antes de que se adentraran de nuevo en el desierto en dirección a Irán.  Es una pena ir a Uzbekistán y no descubrir esta mágica ciudad de cuento, en la que no faltan ejemplos de la arquitectura islámica; como sus cinco minaretes situados en línea a 200 metros uno de otro, mezquitas como la Djuma con sus más de 300 columnas diferentes labradas en madera de olivo, los mausoleos y las madrazas como la de Muhammad Amin Kan con capacidad para 260 alumnos. De esta madraza llama la atención la belleza de su minarete Kalta-Minor o minarete corto cuya obra se vio interrumpida con la inesperada muerte del Kan Muhammad en 1855.

 Así era el Kan, y es que ni sus propias mujeres, que podía tener hasta cuatro, estaban a salvo en el harem. Si alguna no agradaba al Kan en algún momento, podían ser repudiadas con sólo la pronunciación de una palabra: “talak”, que significa fuera, vete. En ese momento ella tenía que abandonar el harem sin poder coger nada, por lo que cada vez que iban a ver al Kan las mujeres se engalanaban con todas las joyas que podían, pues nunca se sabía de qué humor podía estar el señor.

Cristina Ortego Lozano

Anuncios

Actividades de octubre 2011

OCTUBRE 2011

Tenemos preparadas las siguientes actividades para el mes de octubre gratuitas y con entrada libre:

EXPOSICIÓN DE FOTOGRAFÍA  del 14 al 28.

A partir de la noche del 14, coincidiendo con la noche abierta de Majadahonda
Critina Ortego Lozano presenta

La Ruta de la Seda, un apasionante viaje por los cuentos orientales.

RECITAL DE POESÍA Y CANTO
Mañana del Sábado 15 a las 12:00 h.
en boca de MUNDOS POSIBLES
(Graciela Baquero y Daniel Giménez)
Fragmento de Sobre el Amor y otros Animales
Os esperamos con un vinito español para abrir boca.

TALLER DE ESCRITURA

El viernes 21 a las 19:00 h. ofrecemos a los amantes de la literatura, para los que siempre han
querido escribir y tienen sus escritos en un cajón, una clase abierta gratuita para probar
nuestro taller de escritura creativa que se abrirá proximamente a cargo de Graciela Baquero.
Probar no cuesta nada.

“Todas las personas tienen la disposición de trabajar creativamente. Lo que sucede es que la
mayoría jamás lo notan.”  Truman Capote

Exposición Fin de Curso (Junio 2011)

Gracias a todos por acudir  y compartir este momento tan especial para nosotros.

 

Exposición del curso 2010-2011

miércoles, 22 de junio · 20:00 – 23:00
EXPOSICIÓN DEL CURSO 2010-2011
OS ESPERAMOS

Si venis podreis disfrutar de las obras realizadas por todos los que han asistido a los talleres este curso, grandes y pequeños artistas, de unos vinos y refrescos, y buena música.